martes, 10 de mayo de 2011

un día te levantás. te bañás y desayunás apurado.
vas a dar clases. renegás un poco. pedís silencio.
que el choque de la herramienta. que la geometrización y la síntesis.
te ponés serio. te reís.
cuatro horas y media más tarde salís y mirás el teléfono.
unas llamadas perdidas y un mensaje de texto.
"felicitaciones amigo!"
una sonrisa enorme se te mete entera en la cara:
sabés que vas a hacer lo que tenías ganas desde que pusiste un pie en Tu Escuela hace ya siete años.
a veces siento que las cosas van pasando por alguna razón.
y es ahí donde me siento cada vez menos ateo.

alguien corrió los hilos en el momento justo.

1 comentario:

Lau dijo...

pull the strings!