domingo, 26 de octubre de 2008

me miró por la puerta entreabierta
y quiso llamarme despacio
(pero soy falto de oído)

debí derrumbar los castillos
de arena construidos por exquisitos piratas
(pero soy débil de manos)

sólo quería que elija su casa
y su guardarropas, y su monedero, y su teclado

"¡blando!"
me escupieron sus ojos
cuando clavaba mis dedos ensuciándome en su sangre

.

1 comentario:

Lau dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.