domingo, 5 de julio de 2009

Nunca logro encender la lamparita. Cuando la oscuridad me acecha.
Y las espinas que me trago no pueden hacer otra cosa.
Que acariciarme el esófago muy despacio.


Me acordé de rebeliones.
Y decidí sin éxito encerrarlas en el cajón de las medias.

6 comentarios:

Laura Cordoba dijo...

que suerte que tenés!

tenés un cajón exclusivo para las medias!!

yo tengo bombachacorpiñomediasetc

todoapretujadoenelmismocajón.

(si querés entrar te hago un lugarcito...)

Anónimo dijo...

para los 1000 hay algo nuevo?????

Kenny dijo...

"A los hombres fuertes les pasa lo que a los barriletes;
se elevan cuando es mayor el viento que se opone a su ascenso".

Laura Cordoba dijo...

visitante 1250.

visitante gres.

lau dijo...

vueeeeeeeeeeeeeeeelve al ruedo niño !!

vuelve a las noches de verano internetero....

Thiago dijo...

Tengo un ropero gigante ahora y el cajón es profundo, de un lado las medias del otro los boxers, he notado que mis medias ganan en cantidad y en estilo.

***

Sí, mi comentario es excesivamente idiota.